Envío gratuito por compras superiores a 100€!

PIMENTÓN DE LA VERA

Las primeras noticias que se tienen del cultivo del pimiento en la provincia de Cáceres datan de finales del siglo XV. Fue iniciado por los frailes Jerónimos del Monasterio de Guadalupe y estos lo extendieron a otras comunidades de Jerónimos, así llegó hasta el Monasterio de Yuste en La Vera.

planta de pimiento jaranda

Se trata de una planta, cultivada desde muy antiguo por los indios americanos, que Cristóbal Colón encontró en su primer viaje y trajo a España en 1493,en su tercer viaje, pensando en el pimiento como un posible sustituto de la pimienta que se importaba de Oriente (García París, 1991), extendiéndose a otros países de Europa, a partir del siglo XVI, y posteriormente a los continentes asiático y africano.

El progresivo incremento del cultivo de pimiento para pimentón tuvo consecuencias determinantes para la comarca de La Vera. Por una parte porque se paliaron parte de las pérdidas ocasionadas por la epidemia del castañar (ataques de la tinta), y por otra porque se inicia una industria, esencial para la alimentación de la población verata, basada en el pimentón: la industria chacinera.

El pimiento es una planta cuyo origen botánico se sitúa en América del Sur, concretamente en el área Perú-Bolivia, desde donde se extendió a América Central y Meridional. En efecto, cáscaras de pimiento encontradas en algunas tumbas de Perú, datan de hace más de 2000 años.

La zona de producción de pimientos para la elaboración de “Pimentón de la Vera” está constituida por los municipios comprendidos en las comarcas naturales de La Vera, Campo Arañuelo, Valle del Ambroz y Valle del Alagón y Arrago, en el Norte de la provincia de Cáceres. Aguas abundantes y cristalinas de la Sierra de Gredos, riegan los campos de pimientos.

El pimiento es una planta cuyo origen botánico se sitúa en América del Sur, concretamente en el área Perú-Bolivia.

Se trata de una planta cultivada desde muy antiguo, que Cristóbal Colón encontró, y trajo a España en 1493, en su tercer viaje, pensando en el pimiento como un posible sustituto de la pimienta que se importaba de China. 

Recogida de Pimientos para pimentón

Tradicionalmente, el cultivo del pimiento para pimentón ha ocupado los mejores suelos de la comarca de La Vera, desde donde se extendió a otras zonas regables del norte de Cáceres, como las comarcas naturales del Campo Arañuelo, Valle del Ambroz y el Valle del Alagón.

La superficie total de la  zona es  de 364.590,32 ha.

La superficie total  regable, ámbito territorial amparado por la Denominación de Origen Protegida “Pimentón de la Vera”,  es de 57.567, 28 ha

En general, los suelos proceden de rocas de tipo granítico, resultado de un colector de la red hidrográfica endorreica, formados por la deposición de aluviones. 

El  clima es Mediterráneo-Continental, con ligeros matices atlánticos, con periodo seco en verano, inviernos suaves y moderados(la media de las temperaturas mínimas del mes más frío, enero, no son inferiores a 1ºC) y veranos templado-cálidos.

Los sistemas montañosos que recorren todo el norte provincial actúan a modo de pantalla, limitando la penetración de borrascas y aire frío procedentes del frente polar.

Rio Tiétar
Río Tietar (Wikipedia)

Este elevado número de horas de sol anuales, favorecido por la latitud, se convierte en un factor de importancia decisiva, haciendo que las temperaturas medias sean elevadas y los veranos se conviertan en muy secos y calurosos.

La altitud media, no muy elevada, junto a la inclinación hacia el oeste, facilitan la entrada de vientos templados atlánticos, haciendo que los inviernos  no sean rigurosos.

Hidrográficamente, la zona de cultivo pertenece a la cuenca del Tajo, y está dominada por los afluentes de la margen derecha de este río. Estos afluentes son el Tiétar, que discurre a través de la falla que separa la Vera del Campo Arañuelo, el Alagón, que atraviesa el Sistema Central y recoge las aguas de las sierras de Béjar, Tormantos, las Hurdes y Gata, a través de sus afluentes como el Ambroz, Arrago y Jerte. Todos ellos con agua de muy buena calidad, sin problemas de sales, por lo que es muy adecuada para el riego de especies hortícolas y especialmente para el pimiento, por ser esta una planta sensible a la salinidad.

La leña procedente de la poda, de formación y producción de  las masas forestales de encina, principalmente, y de roble y alcornoque, es la fuente de suministro necesaria para la realización del secado de los pimientos pimentoneros en este territorio.

Al inicio de la implantación del cultivo en La Vera, la superficie que se cultivaba era más bien pequeña y las explotaciones de tipo familiar y artesanal.

La extensión del regadío propició la existencia de grandes explotaciones que fueron explotadas por el sistema de aparcería o medierismo, de forma que el propietario parcelaba su propiedad para distribuir las parcelas entre los distintos medieros, que las cultivaban con la ayuda de sus familias.

Los beneficios obtenidos se repartían al cincuenta por ciento entre propietario y mediero, en el mejor de los casos.

Un proceso artesanal que mantiene la tradición

pimenton-grafico-4

(click en la imágen para más información)

El asentamiento definitivo del cultivo en La Vera tiene lugar a mediados del siglo XVIII, en pequeños bancales en la margen derecha del río Tiétar, en los llamados linares, sustituyendo al cultivo del lino.

La imposibilidad de la industria textil artesanal de la zona para  competir con la moderna industria catalana, provocó el abandono de estas producciones. A partir de este momento, los linares se dedicarán al cultivo del pimiento pimentonero, y será este cultivo el que, a partir de  principios del siglo XX, transforme la situación económico-social de la  comarca.

A principios del siglo XIX la Vera era ya una importante zona de producción de pimentón; así lo confirma el Conde de Canilleros,  que al referirse a la Extremadura de 1829, dice textualmente: “Jaraíz, es hoy, uno de los primeros centros de pimentón”. Serradilla (1998).

El incremento de la demanda de Pimentón de la Vera provocó la extensión de su cultivo.

La puesta en marcha de los regadíos de la margen derecha del río Tiétar, antes de finalizar la Guerra Civil Española, y la posterior ampliación a la margen izquierda, con la construcción del pantano del Rosarito, ya en la década de los años cuarenta, extendió el cultivo del pimiento hasta el Campo Arañuelo.

El secadero es el elemento imprescindible para la realización del primer paso en la elaboración de pimentón, y que históricamente, en esta zona, viene  realizándolo el agricultor.

Empiezan a surgir los primeros comerciantes-exportadores, que compraban el pimiento seco a los productores, para luego ellos ocuparse de la molienda. Esta circunstancia puso el mercado del pimiento en manos de unos pocos provocando una situación de oligopolio que provocó una pérdida de rentabilidad al agricultor (Fernández Manzano, 1981a), lo que llevó a un grupo de agricultores del término de Jaraíz de la Vera, a agruparse, en el año 1914, en un Sindicato Católico, de la mano del párroco de la Iglesia de San Miguel  de este municipio, D. Marcelo Giraldo.

pimenton-grafico-3

(click en la imágen para más información)

pimenton-grafico-2

(click en la imágen para más información)

pimenton-grafico-1

(click en la imágen para más información)

Según consta en el Libro de Actas de esta asociación, el día 6 de mayo de 1937, queda oficialmente constituido el “Sindicato de Productores de Pimentón de Jaraíz de la Vera”.

Otro importante movimiento asociacionista surgió en La Vera en el año 1936, que agrupó a los fabricantes-exportadores de Pimentón de la Vera.

La asociación se llamó “Gremio Oficial de Exportadores de Pimiento Molido de la Provincia de Cáceres”, cuyo objetivo principal era defender el Pimentón de la Vera, ya diferenciado del resto de pimentones producidos en otras zonas de España.

Posteriormente, en 1952, se constituye el “Consorcio de Exportadores”, dependiente del “Gremio Oficial de Exportadores de Pimentón” y responsable de la fijación de los precios máximos de compra de rama y de precios mínimos de venta de pimentón.

El lento proceso de secado

Las lluvias otoñales coincidentes con el momento de la recolección del pimiento (septiembre-octubre) obligaron a desarrollar un proceso alternativo al secado al sol.

A medida que el cultivo fue adquiriendo importancia, y tras la puesta a punto del sistema de elaboración de pimentón, que al principio se hacía de una forma artesanal, tostando los pimientos que posteriormente se trituraban en morteros, se fue desarrollando un sistema para secar los frutos en grandes cantidades, pero con la misma fuente de calor, el humo procedente de la combustión de leña, y así los agricultores veratos del siglo XVII pusieron a punto el secadero de corriente vertical con hogar inferior, que se viene utilizando en la zona desde entonces. 

Estos secaderos se construían en las propias parcelas de cultivo. Al principio, el pimiento seco se machacaba en el mismo secadero con pisones de madera, hasta que las cantidades demandas Pimentón de la Vera empezaron a ser grandes y los agricultores empezaron a utilizar los molinos hidráulicos de cereal que jalonaban las gargantas  de la Vera, a los que transportaban el pimiento en grandes sacos o costales que denominaban “maquilones”, cada maquilón equivalía a 80 kilos de pimiento. El pimentón así obtenido se conocía como Pimentón de la Vera, y estaba claramente diferenciado del producido en Murcia por las variedades utilizadas y por la forma de secar los pimientos.

secado de pimientos

Como el pimentón elaborado era exactamente igual en todas las comarcas cacereñas referidas, ya que se cultivaban las mismas variedades que en la Vera, se secaban al humo y se molían en molinos de piedra, la mayoría concentrados en la Vera.  El  término “Pimentón de la Vera” quedó unido al pimentón ahumado producido en esta comarca y por extensión al elaborado por el mismo procedimiento en toda la zona norte de Cáceres.

El reconocimiento como Denominación de Origen Protegida (Reglamento CE no 982/2007 de la Comisión), permite la puesta a disposición de los consumidores de un producto auténtico, con garantía de origen y elaboración tradicional, con el aval de la certificación acreditada por ENAC de su sistema de certificación.

Share this post
  ,


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat